12/14/2012

Entrevista a Joan Fontcuberta

Joan Fontcuberta es un hombre muy especial. Premio Nacional de Fotografía en el año 1998 representa un fotógrafo al que es difícil definir... Bailando en el límite de la realidad creo que el mismo se define perfectamente como fotógrafo en estas lineas:

"Ofrezco mentiras desactivadas para que el publico se prevenga de las verdaderas, de las grandes mentiras. Es como inocular vacunas, para crear anticuerpos. ¿Es una broma mi trabajo? En todo caso, una broma para impedir que nos cuelen bromas como la existencia de armas de destrucción masiva en en Irak. Creo que, sin querer ser en absoluto paternalista, hay una componente pedagogica en mi trabajo."

1 ¿Cómo y por qué llega a la fotografía Joan Fontcuberta?

Fue en la adolescencia y convergieron varios factores. Un profesor en la escuela dispuesto a contagiar su pasión fotográfica, una familia dedicada profesionalmente al mundo de la imagen y la publicidad, un interés por el comic y la historieta gráfica… 

2- Después de todos estos años de trabajo, ¿Qué significa para usted la palabra fotografía?

Justamente cuanto más tiempo pasa, más rica me parece y más difícil se me hace limitarle los significados 

3- ¿Qué representa para usted una fotografía en si misma?

La intención de decir algo. 

4- Después de observar y analizar muchas de sus obras… ¿se podría decir que usted camina en el “filo de la realidad”?

La cuestión está en que la fotografía es uno de los agentes que nos ayuda a construir nuestra idea de realidad. 

5- Hablando de inspiración… ¿Qué es lo que le hace levantarse cada día? ¿Dónde encuentra la inspiración para sus obras?

Cada día es una sorpresa y un regalo. Y la inspiración, cuando las antenas están bien orientadas, llega de todas partes. 

6- ¿Y que es lo más importante en una fotografía?

La capacidad de vivir más allá del fotógrafo, su riqueza a la hora de establecer diálogos con los públicos.

7- Usted que siempre ha jugado a confundir la realidad con la ficción… ¿Qué opina de la fotografía de Robert Capa, “El miliciano” y de toda la polémica que la rodea?

Siempre tuve la intuición de que era un montaje y finalmente se ha demostrado. Para mí siempre ha sido un ejemplo de que no hay que confundir los valores de una obra fotográfica con las reglas de juego por las que se rige el fotógrafo. 

8- ¿Podría hablarnos de su equipo fotográfico? Que es lo que utiliza habitualmente, sus preferencias en cuanto a objetivos…

Cada proyecto que hago necesita una técnica a su medida. Utilizo una cámara u otra según el resultado que pretenda conseguir. No soy un fetichista de ninguna cámara especial ni tampoco sigo manuales o recetas de “alta calidad” que sólo son garantía de mediocridad. 

9- Y después mucho trabajo frente al ordenador…

Hoy en día vivimos una segunda vida frente a la pantalla: nos comunicamos, trabajamos, manejamos nuestra economía, creamos, nos distraemos, hasta tenemos experiencias sexuales… 

10- ¿Como ha vivido el paso de la fotografía argéntica a digital?

La he vivido fascinado ante el potencial que se avecinaba, pero haciendo un balance crítico, como en todo cambio en la vida, hay pérdidas y ganancias. 

11- Sin duda alguna, la era digital ha acercado la fotografía a la gente… hoy en día prácticamente todo el mundo lleva una cámara en su móvil, o una compacta y muchos de ellos ya “tocan” algo en el ordenador… ¿Cree que se hace más, pero peor fotografía?

Cada vez me parece más interesante la mala fotografía. Cuanto peor, mejor. La cantidad sustituye a la calidad, y la autoría en sentido tradicional desaparece. Ya no tiene sentido hacer más fotos sino saber manejarlas. El creador fotográfico actual no es un perseguidor de calidad sino un prescriptor. 

12- ¿Y es usted de los que llevan una cámara siempre encima?

Nunca he llevado una cámara encima pero Papá Noel me regaló un iPhone y ahora llevo siempre una cámara en el bolsillo aunque raramente la utilizo. 

13- ¿Que lugar ocupa la fotografía en su vida cotidiana…? cuando no se encuentra trabajando… si es que hay algún momento de esos…

Soy una persona normal y aparte de mi trabajo profesional utilizo la foto como la gente corriente. 

14- ¿Puede contarnos en que se encuentra trabajando actualmente?

Preparo un libro, “A través del espejo”, en el que recojo miles de fotos que llamo “reflectrogramas”: autorretratos que la gente se hace frente a un espejo y en los que la misma cámara queda reflejada, y luego cuelga en Internet para intercambios y relaciones. Una extraña combinación de voyeurismo y exhibicionismo que demuestra la ambigüedad de las redes sociales, fundiendo lo público con lo privado. 

15- ¿Madrugador o noctámbulo?

Ambas dos. Depende de lo que lleve entre manos. 

16- Es una curiosidad pero… ¿Cuántas horas puede trabajar al día?

Puedo responder que yo nunca trabajo, que me paso todo el día divirtiéndome. Pero también puedo responder que me paso todo el día trabajando, incluso cuando me divierto. 

17- ¿Y que se esconde tras el genio?

Como dijo Edison, 2% de inspiración y 98% de transpiración. 

18- ¿Un vicio a la hora de trabajar?

Que le pregunten a mis allegados: para mi trabajar ya es puro vicio. 

19- ¿Cuál considera que es “su fotografía” con mayúsculas?

Tengo algunos proyectos que considero más o menos “clásicos” en lo que es mi trayectoria, pero siempre tiendo a pensar que lo más interesante es lo que acabo de hacer y que lo mejor está por llegar. 

20- Un fotógrafo…

Niepce: me interesa la historia de la fotografía en su conjunto. 

21- Una fotografía…

Dos fotos: la primera foto, la de los tejados en Gras, y la última, una de Nadia sonriendo con sus ojos de plato. 

22- Una canción…

Por razones sentimentales: “Era rusa y se llamaba Laika”. 

23- Un sueño…

Seguir soñando

Tomado de Ojo Digital